martes, 18 de octubre de 2011

Volver a Mayol en primavera...

Mabel, el Toto y el Quía. 15/10/11
Volví a Mayol, estuve unas horas. Me llené los ojos de verde, los oídos de silencio, la nariz de sus olores. Olor a pasto, olor a eucalipto, olor a pino.
Ya no está el olor de la panadería, ya no se escucha el serrucho de Nuñez cortando bifes. Ya no se escuchan las conversaciones de las mujeres intercambiando los ultimos chismes mientras hacen las compras.
Estuve en el andén de la estación; el viento se llevó el olor de la carbonilla y la acaroína... Que cosa ¿no? Recien me di cuenta que ese olor había existido. Cuando andaba por allí, cuando Barrio era el Jefe y Valor el auxiliar, ese olor existía pero no me daba cuenta...
Cuando recorri sus calles ante la curiosa mirada de sus actuales pobladores, todo parecia revivir. Pero distinto. Como quien ve la "remake" de una película con nuevos actores. El argumento es el mismo, pero la película es distinta.
De pronto, en la puerta de su casa estaban ellos. Mabel y el Toto. No voy a decir que mas viejos, no. Un poco menos jóvenes de aspecto,eso si, pero igual que siempre.
Llegué con un amigo, al que instruí debidamente sobre lo que debía preguntar. "A ese hombre que está alli; usted preguntele donde puede encontrar al Sr. que arreglaba platos voladores".
Yo medio como que me oculté (es dificil por el tamaño) aprovechando que el sol le daba de frente al Toto, y escuché su respuesta; "esa pregunta viene con trampa...", y ahi me bajé y dijo "..tenias que andar vos en esto, seguro..."
Los abrazos y el montón de recuerdos que salían en tropel. Los mates de reglamento sentados a la sombra.

Paola y su Compañero, (recien casados en la iglesia del pueblo como corresponde) representando lo que viene, lo que vendrá. Una nueva generación de Mayoleros con fé, con esperanza. Porque la cosa es distinta, el campo ya no da trabajo estable, cuanto mas alguna changa, y entonces hay que pensar otras cosas, porque los tiempos cambian y hay cosas que son distintas. Los rieles están oxidados, la estación está. Así como dije que cuando pasó el ultimo tren ya nadie estaba para verlo pasar, talvez un dia no lejano el tren vuelva. Pero ahora los caminos son seguros y buenos. Hay señal de telefonía celular y por ella hay internet. Hay Televisión Digital Terrestre. Aunque por ahi el servicio de Telefonía Celular ande a los tirones, será cuestión de mejorarlo.
Mabel y el Toto son de la época del telegrafo Morse, Paola y su compañero de la nueva forma de comunicarse. La de la nueva generación. La que sueña y construye, la que piensa en que su futuro está ahi, en el pago Mayolero, donde parece que todo está en silencio, pero si embargo es un silencio que sabiéndolo escuchar dice mucho.
Quedé convencido; Mayol tiene futuro.
Y a ese futuro, los Mayoleros viejos y jóvenes lo tenemos que ayudar a manifestarse. Juntando ideas, juntando esfuerzos ayudando a pensar a los que lo tienen que construir. Sin olvidarnos de lo que fuimos, pero con consciencia de que algunas cosas no volverán a ser como fueron. Serán distintas, pero serán.Porque el mundo cambió. Y en nuestro país muchas cosas están cambiando para bien. Mayol está en este país y en el mundo.
¡Carajo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada