lunes, 5 de septiembre de 2011

Las Dos Campañas al Desierto (V)

El equipo de los Goicoechea
    Nadie dijo "Ahora vamos a aplicar el Consenso de Washington". Esas cosas no se dicen. Se hacen nomás.
Su aplicacion produjo una trasformación de fondo.
    Como resultado de la Primera Conquista del Desierto, quienes resultaron propietarios de la tierra obtuvieron el poder. Su poder financero y político estaba sustentado precisamente en eso, en la propiedad de la tierra cultivable. Manejaron la agricultura y la ganadería en la medida que a sus "creadores" (los intereses Británicos) les resultara conveniente.
    Al aplicarse nuevos parámetros la cosa vino cambiando. Al tecnificarse la agricultura (un terreno al que siempre le arisquearon), quedaron dependientes de otro sector, nacido precisamente de sus antiguos arrendatarios; los Contratistas Rurales, que son los que tienen el "know how" (el conocimiento de como hacerlo) y los fierros con que hacerlo. Y ya se observa que los grandes arrendatarios (pools de siembra, fideicomisos. fondos de inversión) lejos de tener el sueño de los viejos inmigrantes de transformarse en propietarios, todo lo contrario, les importa un pito la propiedad de la tierra.
   No es casual, es parte de su mentalidad o su lógica. La lógica financiera tiene como base fundamental algo que se verbaliza con la expresión "estar líquido". O sea la inconveniencia de inmovilizarse en inversiones fijas de las que no se puede salir con rapidez si el negocio cambia de rumbo. Su objetivo es "la mayor ganancia en el menor plazo". Si la agricultura es negocio (y es rápido; los ciclos agrícolas no van mas alla de los 180 dias de siembra a cosecha) hacemos agricultura. Pensandolo así; ¿quien va a comprar miles de hectáreas para una cosecha? ¿Y si el año que viene es mas negocio la chatarra? ( o cualquier otra cosa que a usted se le ocurra).
Fijese el caso de Grobocopatel; debe ser uno de los mayores (sino el mayor) productor de granos del país; solo tiene algo de 3600 hectáreas de propiedad. El resto lo alquila. Y así el resto.
   Esto va dejando al propietario de tierra agrícola en un estado de indefensión. Por eso me referí a su "estado clientelar" en un posteo anterior. No dispone de maquinaria propia (y ya tampoco del conocimiento para usarla) y depende del arrendatario. Vista y comprobada la tendencia a la concentración de los operadores no es difícil pronosticar que se produzca una "cartelización" de los pocos grandes Arrendatarios que empiecen a dominar el mercado del arrendamiento, obviamente a la baja. A la vez, se va reduciendo la capacidad y la existencia de los pequeños contratistas. (Aquellos pequeños propietarios de 100, 150, 200 has que conservaron sus campos, y bien equipados arriendan o trabajan a porcentaje campos vecinos). Pero no pueden competir con los Grandes Arrendadores que ofrecen precios superiores, posibles para ellos por su modalidad de "estar líquidos".
   Y los Grandes Arrendadores tienen sus propios "contratistas cautivos" que reemplazan a los pequeños y medianos contratistas locales.
    Esta mentalidad tambien ha llegado a la ganadería con el "feed lot" que permite acelerar el tiempo necesario para la faena del animal de consumo interno, y de paso aprovechar lo que sería pastura para explotación agrícola.
    Ninguna de estas modalidades de explotacion agricola-ganadera necesita de los habitantes de los pequeños centros urbanos. Ni panadero, ni mecánico, ni herrero, ni carnicero. Menos aun tendero o peluquero. Bolichero ¿para que? El contratista llega hace su trabajo y se va. Su personal vive en otros lugares. Sus sueldos se gastan muy lejos de donde se realizó el trabajo que los genera. La producción tambien se va. El Gran Arrendador viene con sus camiones, que llegan con el contratista de cosecha.  Si los Cabane como una anecdota remarcable y repetida con admiración habian cosechado 60.000 kilos de trigo en un solo dia de 1950, hoy eso es el trabajo de una hora, u hora y media a lo sumo. El dia de cosecha puede estar entre 12 y 14 horas. 24 horas despues, solo queda el rastrojo. El trigo está en una planta a muchos kilómetros de distancia. Solo queda el olor del rastrojo en el aire, y los grillos que cantan rompiendo el silencio pacífico de la noche Mayolera. Por ahi, un perro que ladra vaya uno a saber a qué, a lo mejor solo para justificar su perruna existencia...
   La Primera conquista del desierto fué para poblarlo de vida y sueños. La segunda fué para vaciarlo de todo eso. Nada mas.

   La seguiremos...

   Antonio (el Mayolero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada