jueves, 8 de septiembre de 2011

Los Contratistas Rurales ( Tiempos Modernos)

Las Maquinas de Luis y Ariel (contratistas Mayoleros)
    Hay una discusión no se si ya resuelta, sobre qué es un Contratista Rural. Algunos lo asimilan al Arrendatario por un período. Otros sostenemos que el Contratista Rural propiamente dicho es un prestador de servicios. Algo así como un albañil o un pintor, en el ámbito urbano, que viene, arregla la pared, pinta o lo que sea, y se va. La confusión procede del hecho que la mayoría de los contratistas suelen ser propietarios de pequeñas extensiones (hasta unas 200 has.) y la la vez arrendatarios de algunos lotes de vecinos, y la cosa se mezcla un poco.
    Yo personalmente defino al Contratista como un prestador de servicios, por mas que sea propietario o arrendatario.
     Los modernos contratistas surgen fundamentalmente a partir de la llamada Ley Raggio de 1967 (en realidad decreto-ley) que a partir del 1 de Abril de 1968 terminó con los Arrendatarios estables. Se produjo entonce un reacomodamiento productivo. La mayoría de los propietarios que recuperaron sus campos arrendados por años, se encontraron frente a una realidad. Tenían la tierra, pero ni sabían, ni tenian con que trabajarla. Y a muchísimos de ellos la idea de trabajar la tierra, les resultaba absolutamente ajena. Hacía demasiados años que se dedicaban a otras cosas menos sacrificadas...
     Por otra parte, los ex-arrendatarios se encontraron con sus maquinarias ociosas, y sus conocimientos tambien.
     Así pronto se produjo el reacomodamiento, y los ex-arrendatarios comenzaron a ser prestadores "a tanto por hectárea" (de ahí el nombre que por muchos años los identificó: "tanteros").
     Los parques de maquinaria eran complejos, arados, rastras, rastras de discos, rolos desterronadores, sembradoras (de fina y de gruesa) fumigadores, fertilizadoras, cinceles, cultivadores, en fin todo un inventario, porque había que tener de todo. Sin que faltara alguna cosechadora, acoplados tolva, y la casilla; punto fundamental de la convivencia.
     Fueron los Contratistas los primeros en absorber las nuevas técnicas. Fueron los pioneros en labranza vertical, y los artífices de la difusión de la siembra directa.
     Cuando en estos momentos, nuestro país es considerado el mas avanzado del mundo en esta técnica, en gran parte se debe al esfuerzo mancomunado de fabricantes y Contratistas Rurales verdaderos "tester" de las nuevas máquinas, y los que orientaban año tras año a los Ingenieros Mecánicos de Fabrica sobre mejoras, reformas, modificaciones a ir introduciendo.
   
    Hoy el parque de herramientas se ha visto considerablemente reducido. Con la siembra directa, sembradora y pulverizadora son los dos puntales básicos del contratista, cada vez mas especializado. Ya casi no quedan contratistas que "hagan de todo". Inclusive los contratistas grandes que siembran y cosechan a terceros tienen sus equipos separados.

    La existencia del "pool" de siembra sería imposible sin contratistas. Es mas; la agricultura de la Pampa Humeda, y la expansión de la frontera agricola, y el aumento de la producción sería impensable sin contratistas. Son los dueños del conocimiento práctico; los que saben aplicar los desarrollos genéticos en el terreno.

    Por otra parte, los "trilladores", herederos de aquellos heroicos gringos que hacían cientos de kilómetros con sus Vasalli 3/16 para venir a trillar al sur traen sus equipos de cientos de miles de dólares en transportes plataforma de larga distancia. Muchos de ellos son "contratistas cautivos" prestadores de servicios de cosecha de los grandes pools, fideicomisos o fondos de inversión.

    Bueno, amigo, le he tratado de hacer un resumen descriptivo de la evolución histórica del trabajo de los contratistas y mi visión de que nada de lo que se pueda planificar en materia de producción agrícola masiva puede hacerse sin tenerlos en cuenta como eje fundamental alrededor del cual lo demás gira. De nada servirían los adelantos y descubrimientos genéticos, y tecnológicos sin el que los haga realidad en el terreno. De poco sirve la propiedad de la tierra o la capacidad financiera de negociar compras de insumos, y venta de commodities si no hay quien siembre y coseche en debido tiempo y forma.

   El siglo pasado, el que tenía la propiedad de la tierra, tenía "la manija". Hoy es solo un rentista cautivo del Grupo Inversor que le arrienda sin saber por cuanto tiempo le va a durar ese "status". El Grupo Inversor, se maneja con otras lógicas, y puede cambiar sus intereses a la inversión minera, a la chatarra, o simplemente a la especulación financiera. Si los intereses fueran del 30% mensual (no se ria, no hace mucho que pasó) ¿invertirían en arrendamientos?

   Se pone lindo hacer futurología ¿no?

   Otro dia la seguimos...

   Antonio (el Mayolero)

3 comentarios:

  1. gracias por desasnarnos a los ignorantes ciudadanos del cemento, abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno tu comentario , coincido , y sobre todo con que los pooles no existirían sin nosotros los contratistas, en cambio sin los pooles igual existiríamos, sobre todo porque algunos todavía vivimos de esto no porque hoy es rentable , sino porque es una forma de vida,vos Antonio, lo sabes mas que nadie.

    ResponderEliminar
  3. Si, Pepe Luis; no solo los pooles, sino la agricultura de la Pampa Humeda en general, porque; ¿que sería del propietario de 150/200 Has. (por decir algo)que hace 20 años que arrienda su campo, porque le resulta mas rentable que arriesgar trabajando, si no existiera el contratista? ¿Va comprar herramientas? ¿Se va a poner a trabajar él? ¿Va a volver a la chacra? Y así en toda la línea. Sabemos tambien que son contadas las estancias que por su escala pueden trabajar con equipos propios que no hayan fracasado en agricultura por problemas de eficiencia y organización. Por eso sostengo que el contratista reemplaza en el esquema productivo al antiguo chacarero y no hay vuelta. Y que se lo debe proteger y cuidar.

    ResponderEliminar