miércoles, 3 de agosto de 2011

Las Comunicaciones y el transporte.


    Cuando empecé a tomar conciencia de lo que pasaba a mi alrededor, las comunicaciones tenian ciertos condicionamientos. Para empezar los caminos (obvio; de tierra) eran bastante precarios, y en ellos coexistían chatas, carros, tropas de hacienda de mayor o menor importancia, con los poquísimos camiones y los autos o camionetas de los chacareros. Las camionetas no existieron como tales hasta los años '30, y en general eran coches a los que un animoso chapista había recortado y les había colocado una caja de carga. Bonitos no quedaban, pero prestaban sus servicios.
   Durante la Guerra, los neumáticos desaparecieron del mercado como muchas cosas que se importaban, por lo que el uso de los automotores estaba muy restringido. Racionado el combustible, había cupos para la cosecha y los pocos tractores.
   Los medios de trasporte del chacarero eran el sulky, la villalonga y la chata. Algunos mas finolis tenían una volanta o un "break" (para nosotros "breque"). Viajar a Tres Arroyos significaba toda una aventura (eran 20 kilómetros).
   Hay algo que no debe dejarse de lado en ningún momento. No había fabricación local de automotores, ni de neumáticos, ni de la mayoría de los repuestos necesarios. El ingenio de los mecánicos hacía lo que podía, y el de los gomeros ni que hablar. Nadie hoy en día sabe lo que es un "manchón" ni un parche "5 minutos" autovulcanizante. Aun así, el trasporte funcionaba como podía, y "La Estrella del Sur" el colectivo que unía diariamente San Cayetano con Tres Arroyos hacía su recorrido. El ferrocarril hacía la mayor parte, pero no siempre los horarios coincidían con las necesidades de los viajeros. Además el tren paraba solo en las estaciones y el colectivo pasaba por las tranqueras, y entre una estación y otra habían entre 15 y 18 km.
   El mantenimiento de los caminos estaba a cargo de Vialidad de la Provincia que cada 10Km. mas o menos tenía un "caminero" que con cuatro caballitos y una niveladora chiquita "rasqueteaba" un poco los huellones que quedaban despues de as lluvias, lo que era mas una ilusión que un arreglo. Las Motoniveladoras no existían, o si existian andarían por otra parte... La primera que se vió por la zona fue en 1949; yo la veía con mi curiosidad de niño, pero los mayores nunca habían visto algo así. La Municipalidad no tenia ninguna ingerencia ni equipamiento en el arreglo de caminos, no ya en los de jurisdicción Provincial sino en el resto de la red vial.
   Los pocos camiones que circulaban eran Ford, Chevrolet, o Internacional, de los años '20 o ´30. Originariamente sus fabricantes no habían previsto la existencia del acoplado, cosa que impulsó a los talleres de la zona (principalmente ISTILART) a fabricar acoplados, dando así origen a una industria del acoplado y carrozado de camiones que hoy en dia tiene reconocimiento internacional y es exportado a diversos países.
   El trasporte era fundamentalmente de chacra a estación, y en cosecha. La hacienda se movia por tierra en arreos, y cargada en trenes especiales de hacienda que circulaban con horario segun vemos en los itinerarios de trenes del FCS luego FCRoca despues de la nacionalización en 1948.

  Teléfonos había dos; uno en la Cooperativa y otro en el Almacen de ramos generales, que generosamente los ponian a disposición de sus socios o clientes, pero se usaban solo para comunicar inicios y fines. (Es decir
comunicar nacimientos y fallecimientos). Producida la llamada y atendida, algun empleado era el encargado de en algún vehiculo, ir hasta la chacra destinataria a llevar la grata o ingrata nueva. Por supuesto que la privacidad de la comunicación ausente con causa... Algunos años despues hubo una cabina pública que estaba en el hotel desde donde previa consulta de la demora, que podía llegar a una o tres o cinco horas para un llamado de larga distancia se establecía la comunicación con aquellos teléfonos a magneto. Las comunicaciones, por mas que estuviera la cabina cerrada se hacían a los gritos para pasar por encima de los chirridos de la estática... ¡¡ Como para llamar a la novia ...!!!

  Las otras alternativas eran el correo y el telégrafo. Había una estafeta postal, y el telegrafo en la estación que hacia el servicio público. Por correo llegaban los diarios, ya que entonces existía el sistema de suscripción por los que llegaban de a cuatro diarios juntos, según como combinaran los servicios ferroviarios. Entre eso, y que por ahi pasaban varios dias en que nadie de la chacra iba a la estación se amontonaban las noticias...

   Además estaba la radio, lo que era considerado un lujo. Funcionaban a batería ya que electricidad ni áca (como diría un cordobés). En algunas (contadas)chacras había un generador eólico para cargarlas; en la mayoría la batería se llevaba a cargar al taller mecánico del pueblo, por lo que el uso era restringido y negociado en la familia. La novela de la tarde, los Perez García, el Glostora Tango Club y el informativo de las 20.30 en que se aprovechaba para poner los relojes en hora.

   Algunos años despues, ya llegando a los ´60 la aparición de la radio a transistores significó una verdadera revolución en las comunicaciones y empezamos a ser parte del resto del mundo en tiempo real.

   La sanidad; bien, gracias; no había medico ni enfermera ni parecido. Para todo eso había que trasladarse a Tres Arroyos con los medios que ya mencioné. En caso de accidentes, que Dios te acompañe por el camino... Como gran avance, había alguna vecina habilidosa "que sabía poner inyecciones" (Doña Irma Avinceta de Casco), un par de curanderas que sabian cortar o "medir" el empacho, y a otra cosa mariposa...
  Era costumbre que las embarazadas se trasladaran unos quince dias antes de la calculada fecha del parto a Tres Arroyos para que no las sorprendiera la llegada del bebé en medio de una lluvia y con caminos pantanosos. Por eso los Mayoleros ibamos a nacer a Tres Arroyos...

  Hoy, los caminos son transitables en cualquier época del año, por cualquier tipo de vehiculo gracias al entoscado y su buen mantenimiento. La telefonía celular, la TV satelital, Internet están disponibles. La electrificación rural pasa por todas partes. Lástima que las chacras solo son taperas deshabitadas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada