miércoles, 31 de agosto de 2011

Las Dos Campañas al Desierto

La conquista del desierto.jpg
La Conquista del Desierto (J.M.Blanes)
   La primera es la que toda la historia registra, la del Gral. Julio A. Roca, determinada por la llamada Revolución Industrial, que al despoblar los campos de Europa (y principalmente de Inglaterra) los dejaba sin producción de alimentos, ya que el agricultor se transformaba en obrero de la industria. Esto lo desarrollé con amplitud en Posteos de Semana Santa en www.elblogdelfusilado.blogspot.com asique me remito a ello par mas detalles.
   Básicamente era transformar la Pampa Humeda en la gran productora de carne y granos. Eso no era una tarea sencilla, ya que lo que hoy vemos como campos agrícolas era una desmesurada extensión de pajonales solo aptos para alimentar animales semisalvajes con muy poca aptitud carnicera (salvo para charqui). No se podían introducir lo que luego fueran nuestras razas tradicionales sin previamente "refinar" la tierra por medio de la agricultura, para luego preparar las pasturas que las razas (que los ingleses necesitaban) pudieran desarrollarse en condiciones ideales.
   La unica alternativa eran los inmigrantes, y alli vinieron nuestros abuelos a entrar en escena.
 
   Esto no fue solo fruto de un desarrollo autónomo de nuestra Nación, sino que fue un adelanto de lo que hoy se llama "globalización" y la influencia del Imperio Británico en las decisiones soberanas de nuestro país, por dos vias que aun persisten y tienen influencia entre nosotros. El endeudamiento, y la existencia de una clase dirigente mentalmente colonizada, mas dispuesta a mirar "como nos ven en Europa", que en ver como nos vemos nosotros.

    Los Ingleses sabían de nosotros como país mas de lo que nosotros sabíamos. Naturalistas como Charles Darwin nos habían recorrido minuciosamente, e inventariado cada uno de nuestros recursos y potencialidades. Tambien Darwin (en 1833) había comprobado la existencia de una clase dirigente "despreciable" segun sus propias palabras "dispuesta a prestarse a cualquier negocio". Tan temprano como en 1812, en la Batalla de San Lorenzo, una de las crónicas en que se basa el relato histórico está a cargo de un "viajero inglés" llamado John Parish Robertson (las crónicas son tres, a saber: la del propio Coronel San Martín que informa a sus superiores en Buenos Aires del resultado de la batalla, la del Jefe de los Españoles que hace lo mismo, y la citada del Inglés Parish Robertson) Años despues, San Martin entra victorioso en Lima (Perú) al frente del Ejército de los Andes. Un "viajero inglés" describe la entrada y el desfile de las tropas. Adivine quien era ¡¡Nuestro conocido y ya casi de la familia John Parish Robertson!! La pucha con estos ingleses ¡que vocación por el turismo...! Unos años despues, y seguramente teniendo en cuenta que le gustaba mucho América del Sur fue Embajador de Inglaterra en Brasil. Su nieto, Wiilliam Parish, para no desmentir la inclinación de su abuelo por estas tierras, fue el fundador del Ferrocarril Sud. En su Historia de los Ferrocarriles Argentinos, Don Raul Scalabrini Ortiz desmadeja el ovillo y nos explica claramente como lis ingleses (y William Parish precisamente) jamás pusieron una puta libra esterlina en la construcción de los ferrocarriles, que por el contrario fueron construidos con dinero argentino, depositado en Bancos Ingleses, que nos prestaron cobrandonos intereses ¡por nuestro propio dinero!.
   Por supuesto, que había argentinos que cobraban suculentas comisiones por endeudarnos. Todos ellos con nombre de calle o Avenida... Bernardino Rivadavia, Manuel J. García (una especie de Domingo Cavallo del siglo IXX) Ataliva Roca, (el hermano del Gral., que era el que recaudaba), Juarez Celman (cuñado del Gral Roca y que está en los billetes de cien) Quintana, que fue Presidente de la Nación y abogado de los Bancos Ingleses (al mismo tiempo, claro, no iba a andar viviendo del sueldo de presidente, porque el era patriota.) o sea que mas o menos como Gonzalez Fraga hoy en dia, o Fernando Gil Lavedra, diputado nacional y abogado del FMI al mismo tiempo... (por suerte son Radicales que sinó sería un escándalo...).

   Ahi está el origen de las fortunas de la clase terrateniente argentina. La Primera Campaña al desierto fue concebida por el Imperio Británico, financiada por la Sociedad Rural Argentina, su autor intelectual fue José Martínez de Hoz, quien además fue proveedor de gran parte de la caballada del Ejército, y ejecutada por el General Julio A. Roca. Luego pasaron por ventanilla a cobrar. Para dar una idea: los que conocen la zona, 2.500.000 hectareas cobró Don José por sus caballitos. Exactamente desde Mar del Plata hasta La Dulce-Lumb- Juan N. Fernandez. La Nación premió al Gral Roca con otro tanto y así se fue repartiendo la propiedad de la tierra. Al ejercito lo seguian unas carretas de un industrioso galleguito que habia "arreglado" con Ataliva Roca ser el cantinero de la expedición. Como tambien estaba establecido que se iban repartiendo tierras a los oficiales, sargentos y tropa en distintas escalas segun jerarquia y méritos, estos tambien ligaron algo, pero como sus sueldos siempre venían muy atrasados (el pagador era Ataliva Roca), andaban siempre escasos de moneda, pero el galleguito fiaba y anotaba. Así fue que cuando llegaron los titulos de propiedad, el galleguito pudo cobrar los fiados. Así desde la Dulce hasta el Cristiano Muerto, Don Ramon Santamarina, que no era otro el cantinero se quedó con algunas hectáreas, aparte de las de Azucena, Barker, La Negra...

   Ya consolidada la propiedad de la tierra, empezaron a venir los inmigrantes, a los que les decian que en la Argentina habia tierra de sobra. Claro que no les dijeron que ya estaba escriturada a nombre de otros...
A partir de ahí se construyó lo que vimos al nacer y en nuestros primeros años.

  ¿La Segunda? todavía está en curso; mañana la seguimos...

   Antonio (el Mayolero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada