sábado, 27 de agosto de 2011

Los caminos y los vehiculos.

Foto: Camino que baja y se pierde (Ruben Pinella)
   A ver; hasta fines de la década del '50 y principios de los '60, los caminos eran muy precarios. Obvio, de tierra, pero además con un mantenimiento bastante escaso. La Guerra había pasado, pero como se dijo anteriormente, al no haber producción nacional (salvo el Rastrojero) se dependía de la importación, y ésta estaba orientada a otras prioridades.
   Lo primero que apareció fue la producción de Kaiser (o sea el Jeep, la Estanciera..) y luego, en el '58 con la sanción de la ley de promoción de la industria automotriz recién se instalaron Ford, Chevrolet, y Chrysler a fabricar vehiculos nuevos (al menos para nosotros, ya que traían matricería amortizada de sus centrales) comenzaron a fabricar acá. El sistema los autorizaba a importar y luego establecía plazos de integración con autopartes nacionales. Aparecieron algunos aventureros que se anotaron, importaron, vendieron lo que habían importado y despues se borraron, pero, así es la mentalidad de algunos a los que se los suele llamar "empresarios".
   Llegó entonces la época de dar de baja a las nobles Ford "A", o las Ford del 37 al 40 de preguerra, los viejos Chevrolet que ya tenían 20 o 30 años de servicio, y otros aparatos similares.
   Mercedes Benz ya poblaba de camiones los caminos, y por detrás la Chevrolet con los Bedford y la Ford con el F600 movilizaba las cargas. Ayudadas por el deficiente manejo de los ferrocarriles manejados por sus "amigos" que frenaban su modernización.

   Los nuevos vehículos, exigian mejores caminos, y hubo que abocarse a su mantenimiento, y entonces, las Municipalidades impusieron la "Tasa por mejoramiento de la red Vial" (conocida por Tasa a la Hectárea) para hacerse de los fondos necesarios. Paralelamente en los pueblos aparecieron Comisiones de Fomento que hacían su aporte. Ya dije que en Mayol se llegó a consegir los fondos necesarios para comprar una motoniveladora. Lo que no dije es que esa Motoniveladora fue fabricada en Tres Arroyos por una concesionaria de maqunaria Agrícola (Chalde Hermanos) en sus talleres, utilizando motor y trasmisión de un tractor. La cuestión es que la máquina funcionó, y con su maquinista el "Gallego" Hugo Muñíz (que aún vive en Mayol) en tiempo razonable tuvimos caminos aptos para circular.

  Los caminos seguían siendo de tierra, y hubo que esperar unos cuantos años para que llegara el entoscado que los hiciera seguros en todo tiempo. Mientras tanto, cuando llovía había que manejarse... ¡Y como!
Porque de 4x4 ni las fotos...
  El manejo en el barro con tracción simple, en aquellas camionetas, pesadas de adelante y livianas de atrás era todo un arte. Generalmente se las lastraba sobre el eje trasero con un par de bolsas de trigo para mejorar la adherencia. Y se usaban pantaneras. No se si se seguirán fabricando, pero su dibujo era muy similar al de los neumáticos de tracción de los tractores. Sinó, se bajaba la presión de las gomas traseras.
  Uno de los secretos es mantener una velocidad pareja, nunca inferior a los 60 km, para que el vehículo tenga la inercia suficiente para no quedar "pegado" en un huellón. Acá explicarlo es fácil, pero pruebe usted de correr sobre un piso enjabonado y después me cuenta... Además había que ir "volanteando" para mantener el móvil en la dirección deseada. Los asientos eran enterizos, y si bien el conductor se sostenía en su lugar agarrado del volante, los ocasionales acompañantes solían ir "como chorizo en fuente de loza" cuidandose además de algún codazo del conductor.                                    
   Enseguida que se secaban los caminos, había que lavar bien el chassis y engrasar para "limpiar" de barro y agua los lugares delicados.

   Ahora existen las 4x4 pero, están en la ciudad, al barro no van nunca, y hay algunos que cuando llueve no la sacan para que no se les ensucie.

   Despues vino el entoscado, primero en algunos tramos donde eran frecuentes los pantanos o tramos donde la tierra era mas gredosa. Finalmente se generalizaron pero cuando esto sucedió ya casi no quedaba gente en las chacras...
 
 

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada